domingo, 22 de julio de 2012

HEMC #58 - Recetas de nuestra infancia - Un puñado de palmeritas

Las comidas de mi infancia son las comidas de mamá. No distan mucho de las que le sigo pidiendo ahora. Hace los mejores arroces del mundo, las mejores tortillas de patata, la carne le queda mejor que a nadie y sus patatas fritas son insuperables. De postres, no hablamos, ni siquiera vamos a contar que se le dan mal, con decir que no se le dan, aunque sabe hacer unas cuántas cosillas que no le quedan mal (la leche frita, aunque le lleve varios intentos).
Porciertoycomoquiennoquierelacosa.... Que estoy de vacaciones, así que pronto lo cataré todo!!!

Sigo. Tampoco podemos echarle la culpa a mi madre por no hacer dulce, no le gusta comerlo, casi ni lo prueba, así que, ¿por qué iba a cocinarlo bien? Pídeme a mí que elija un buen pescado en el mercado, o que los rellene, o que cocine una lubina. ¿Yo por qué voy a saber preparar esa cosa que me da tanto asquito?

hemc #58 - recetas de nuestra infancia

El HEMC de julio nos pide recetas de nuestra infancia. Justo en un mes en el que no es que haya pisado mucho la cocina. Y las recetas de mi infancia son elaboradas (que yo no me comía un San Jacobo, no). Y encima estoy de vacaciones (repito!). Así que casi no participo.
Pero luego he pensado que todas esas recetas de mi infancia son las que sigo disfrutando, así que no son tanto un recuerdo de niñez. Y las cosas que no tomo ya, es porque no me gustan (hubo una época en la que comía ¡pescado!).
¡¡Desayuno infantiloide!! El niño que se lo comió fue el taster, a mí no me miréis, que esto es comida de críos.
Y me he puesto a pensar en las cosas que comía y que ya no como, pero que me gustaban y me siguen gustando. Algunos dulces, galletas, cereales, bizcochos o cosas que ya no compramos (sí, en mi casa eran compradas!).
Al hacer estas palmeritas me he acordado de la propuesta del Hecho en mi cocina. El típico surtido Martínez, en el que a una, indecisa por naturaleza, siempre le costaba elegir qué llevarse ese día al colegio, qué desayunar, qué pieza picotear en la merienda.

Los morenitos y las palmeritas eran mis favoritos, así que aquí están las segundas para participar en el HEMC. Son tan fáciles que las puede hacer hasta mi madre. Aunque no pruebe el dulce. Aunque no se le den bien los postres.

Creo que a nadie le hace falta la receta de estas palmeritas, misterio no tienen ninguno, y ni siquiera pongo cantidades, pues yo me pongo con el azucarero, y pongo a ojo, que esas cosas van al gusto.
Además, yo las suelo hacer para usar las sobras del hojaldre, así que me salen a puñaditos.

Un puñado de palmeritas
Ingredientes:
- Hojaldre
- Azúcar (blanco o moreno)

Preparación:
1) Estirar bien la masa de hojaldre con un rodillo, hasta formar un rectángulo (si es que no estáis usando ya una placa rectangular).
2) Echar azúcar por toda la superficie del hojaldre, y sellarlo bien en la masa con el rodillo, suavemente, sin estirar más la plancha.
3) Ahora solo hay que hacer pliegos, juntando las dos mitades del rectángulo en el centro, añadir más azúcar y volver a pasar el rodillo. Así un par de veces más, según el tamaño del rectángulo, siempre haciendo la operación de azúcar y rodillo.
4) Cortamos con un cuchillo rodajitas, y vamos colocándolas sobre papel de hornear. Si no tienen aspecto de palmera, no pasa nada, no hay que colocarlas ni nada, tomarán forma ellas solas.
Yo en este punto espolvoreo con más azúcar. También se les puede pincelar ahora con huevo o leche, pero yo no lo hago.
5) Horneamos a 200º durante unos 15 minutos, o hasta que estén bien doraditas.
Dejamos enfriar en una rejilla, y a devorarlas!!


Hace justo un añito: Estaba de vacaciones (también), y hacía con mi madre estos muffins de cerezas!! Sí, sí, estaban ricos, ¡¡que ella solo miraba!!

25 comentarios:

  1. Las palmeras...con lo que me gustan!

    ResponderEliminar
  2. Yo las hice por primera vez en un cumple de mi niño. Cuando vi lo fáciles que son, no me lo podía creer. Y en el cumple, volaron. Más de una mamá me preguntó como se hacían. Están tan buenas...Muy buena idea, lo de aprovechar los restos de hojaldre para hacerlas.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Princesa, yo lo suelo hacer así, para aprovechar los restos, y aunque tal vez, por la forma y grosor, no queden tan perfectas, están igual de ricas ;)
      Un beso!!

      Eliminar
  3. Me encantaban y encantan las palmeritas. De hecho hasta bastante mayor tenía botes en casa y comía 2 o 3 al día, pero medianitas, no pequeñas. Ahora como bastantes menos y, normalmente, recubiertas de chocolate y bien frías de la nevera. ¡Qué cosa más rica!
    Disfruta de las vacas... ¿seguro que estás de vacaciones? Jeje
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Olivia, recubiertas de chocolate están ricas ricas!! A mí me gusta bañar solo media palmerita, y luego "rebozarla" de frutos secos picados, ¡qué rico!
      Ya no estoy tan segura de estar de vacaciones, me queda poco para volver a la tortura, jajaja
      Un beso!!!

      Eliminar
  4. Jo, mi madre compraba las de Dulcesol, y estaban ricas, pero como las caseras nada de nada ;)
    Ella tampoco hacía muchos dulces, cuatro o cinco cosas, pero eso sí, muy bien hechas.
    No sé de dónde he salido yo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y lo suyo, Isabel, sería caseras y con hojaldre hecho en casa, ¡no me digas que no! :P
      Pues con lo buena repostera que estás hecha, sí que sorprende que no hayas tenido una escuela exhaustiva en casa, sí!! :P
      Un beso!!!!

      Eliminar
  5. Yo este mes no he sacado tiempo para participar, además las recetas de mi infancia prefiero que me las siga preparando mi mamá :). Es verdad que como las madres no hay nada, no hay manera en que me queden las recetas como a ella. Y me acuerdo del maravilloso arroz de mi abuela, que ni mi madre ni yo sabremos jamás igualar.

    Palmeritas!! Qué monas, parecen de esas pequeñitas que venden compradas :D. Yo el hojaldre lo tolero a ratos (otras veces me lo zampo sin miramientos, es una relación rara), pero sí que he hecho palmeras más de una vez. La última, en verano, con mermelada de higos por dentro... ñam!

    Tu desayuno infantiloide me ha encantado, y adoro esas tazas y platos de A Loja do Gato Preto :D. De hecho quería comprarme ese platito de los peces, a ver si la próxima vez que vaya queda alguno!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Liliana, a mí me costó un poquito por eso, porque muchas de las recetas de la infancia se las sigo pidiendo a mi madre :P
      Pero bueno, eso me recordó a la infancia y no lo hacía ella, así que me valía :P
      Un beso!!!!

      Eliminar
  6. A mí las palmeras siempre me recordarán a la E.S.O., cuando me ponía ciego de unas industriales que vienen cubiertas de chocolate y que sí, amiga mía, tienen dos corazones de chocolate (corazón no por la forma, tómalo como traducción cutre inglés-español de la palabra core) que muerdes y casi crujen (en verano no, en verano se derriten). A mí me pasa lo mismo que a tu madre, se me da muy mal hacer postres. Eso sí, disfruto del dulce a más no poder. Mándale un saludo de mi parte y dile que no está sola, somos muchos los torpes en esto de triunfar con el azúcar, creo que porque un postre es más difícil de hacer que un plato salado y, en caso de estropearse, es infinitamente más difícil de arreglar. A lo que iba, que si las cubres de chocolate, ¡las compro! (He dicho que las compro, no que las hago, que para algo se me da mal esto de la respostería).

    Un beso.

    P.D. He hecho el chimichurri y nos lo hemos comido con llonganissa a la plancha. De vicio. No hemos parado de mojar pan en el aceitazo. ¡Gracias por la receta!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal y como me estás describiendo la palmera, me está pareciendo una bomba. No sé si no será como una que tomaba una amiga mía, y que yo no podía soportar, llamada "palmera bollo", que era más tirando a bollo hojaldrado que a hojaldre.
      Le diré a mi madre que no está sola :P
      Estas la próxima te las cubro del chocolate que elijas, y si quieres, hasta te las puedo tapizar de crocanti :P Aunque te digo que estas palmeritas le salen a cualquiera (si no se queman!).

      Qué rico lo del chimichurri!! Yo estas semanas también he podido degustarlo en barbacoas, pero se me acaba ya la temporada!

      Un beso!!!

      Eliminar
  7. Es una receta preciosa, a quien no le pueden gustar unas palmeritas?, yo las acompaño de un tecito, me encantan.
    Sigue disfrutando de las vacaciones, un beso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Kako, a mí me gusta mojarlas en leche bien fría, pero lo de las palmeritas, tan pequeñitas y delicadas ellas, con un té, queda de lo más elegante, di que sí :P

      Un beso!!!

      Eliminar
  8. ¡Qué ricas son!, Yo las recuerdo de siempre, de toda la vida, es uno de los dulces que nos ha acompañado siempre, con azúcar, con chocolate (mis favoritas), con coco... mmm... Si es que como la comida de mamá no hay ninguna en el mundo, bué, la de las abuelas es lo máximo, ¿a que si?. Ahora que soy madre, me encanta que mis hijos me digan que como mis postres, ¡no hay ningunos en la estratosfera, que son los mejores! y no te puedes imaginar como me inflo... Un besote guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Iratxe, yo soy más de comida de mamá que de las abuelas (porque de estas no probé tanto), pero sí, es genial volver a casa!!!
      Y encima las palmeritas son geniales, una se puede ganar todos los oes y aes, y no cuestan nada, jajajaja

      Un beso!

      Eliminar
  9. I have a soft-spot for palmiers but I seem to buy them more often than I make them at home. I think they are really just perfect with a cup of tea :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Thanh, they're so easy to prepare, I never buy palmiers. But the truth is that I usually make them with remains of pastry recipes. Good way to use leftovers.
      I like the tea version, but I always have these with a glass of milk. Yum!!

      Eliminar
  10. Me encantaban, me volvían loca de pequeña. Ahora no me atraen tanto aunque el hojaldre me encanta, tal vez las encuentro demasiado dulces, debería hacerlas en casa y así lo solucionaría...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí es al revés, no soy una fanática del hojaldre, aunque en ciertas preparaciones me encanta, y una de esas sí que son las palmeritas ;)

      Un besito!

      Eliminar
  11. Las palmeras (no -itas) eran la merienda de salir del cole. La merienda que me llevaba mi abuela a comprar según me recogía del cole. Bueno, también el dulce así en general que se compraba cuando había que comprar dulce. Y no sé si me gustan más glaseadas o con chocolate, tengo dudas muy serias. Pero me encantan las palmeras. Las palmeritas ya son un vicio imperdonable.

    Por tu culpa ahora las voy a tener que hacer.

    ¡¡Aprovecha tus vacaciones!! Envidia que me daaaas.

    ¡¡Un besito!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana, yo soy más de palmeritas :P Una palmera me cansa.
      Eso sí, ahorrémonos el elegir. Compramos un par de ellas, las partimos por la mitad, nos las repartimos, y adiós problema :P

      Un beso!!!!!!!

      Eliminar
  12. Siempre que iba al Hospital General de Valencia, donde trabajaba mi padre, me compraba después una palmera de chocolate enoooorme, de la cafetería del Hospital, que las traían de Noel, una pastelería de Valencia,....¡Qué recuerdos me has traído, muchas gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pilar, veo que para ti también es una receta un poco de infancia, ¡¡me alegra haberte traído ese recuerdo!!

      Un beso!

      Eliminar
  13. Jeje... asi quiero que mis peques hablan de mi cuando sean mayores... :)
    Pero es verdad, al final las mamás siempre son las que hacen lo mejor de lo mejor! La mía hace unas "Roulladen" espectaculares(es un plato aleman, creo que aqui en España no lo hay. Es una carne de ternera rellena de pepinillos y cebollas)!!
    Besitos,
    Merle

    ResponderEliminar
  14. Merle, seguro que lo hacen!! :P
    Aquí he visto hacer algo parecido a las roulladen pero con otros ingredientes, lo que pasa es que a mí las carnes rellenas no me van mucho :P

    Un beso!!

    ResponderEliminar

¡¡Hola!! ¡¡Gracias por tu visita!!
Si tienes alguna crítica, observación o consulta, me encantaría que me lo comentases ;)
También acepto halagos y peloteos (trata de que no sea muy descarado, ¡¡así parecerá hasta de verdad!!).

¡Gracias!