viernes, 12 de julio de 2013

El pan que quería ser tigre - Tijgerbol

Sí, ya sé que está muy feo culpar al horno.
En mi caso, también es estúpido, habida cuenta de las veces que he reconocido mi torpeza, impaciencia, falta de técnica, exceso de improvisación...
Pero supongo que él es el culpable de que mis Tijgerbol o dutch crunch rolls no tengan el aspecto de los de las fotos, ese dorado uniforme y perfecto, ese blablabla.

Como veis, no he conseguido el mejor resultado. Tuve que taparlos, y no conseguí que dorasen como God manda.
¿Vosotros domináis a vuestro horno? No sé, el mío es pequeñito, y nunca llegará a los lados tan bien (y rápido) como a la superficie...
Pero, ¿sabéis? eso es lo de menos con estos bollitos, porque están deliciosos, y uno agradece esa corteza rota, aunque no consiga igualar la piel de un trigre.
Además, suelo utilizar la amasadora del robot, pero esta masa se trabaja tan fácil, que lo hice a mano, y en 5-7 minutitos, está bien amasado. ¡Todo son ventajas! ¡Animaos!

Con estas cantidades podéis hacer 4 piezas de 75 gramos, como las de las fotos, aunque podéis preparar 6 bollitos de 50 gramos, e incluso, para hacer mini-bocadillitos, pesad 8 piezas de 35-40 gramos (esta la tengo en mente también).
También lo he encontrado como Tijger brood, pero no sé si esto se refiere más a una pieza de pan grande.

Me da rabia haber perdido el enlace de la receta original, o no sé si mezclé varias. Pero os dejo un enlace a un vídeo estupendo donde hacen un pan delicioso y le ponen una cobertura Dutch Crunch ¡¡con cacao!!

Tijgerbol
Ingredientes (para 4-8 piezas, según tamaño):
Para la masa de pan...
- 125 ml (1/2 taza) de leche templada
- 30 ml (2 cucharadas) de agua templada
- 4 gramos (más o menos 1/2 cucharada) de levadura seca de panadería
- 3/4 de cucharada de azúcar
- 200-230 gramos de harina (yo usé unos 200-210, más o menos, porque no puse toda)
- 15 ml (1 cucharada) de aceite vegetal
- 3/4 de cucharadita de sal
Para el efecto trigre...
- 70 gramos de harina de arroz
- 1/2 cucharada de azúcar
- 1/8 de cucharadita de sal
- 3 gramos de levadura seca de panadería
- 60 ml (1/4 de taza) de agua templada (luego añadí 15 ml más)
- 7.5 ml (1/2 cucharada) de aceite vegetal (yo aquí puse de oliva)

Preparación:
1) Mezclar en un tazón la leche, agua, levadura y azúcar y dejar reposar 5-10 minutos, hasta que espume/burbujee.
2) En un bol amplio ponemos 140 gramos (1 taza) de la harina, añadimos la sal, la mezcla de levadura y el aceite.
Mezclamos con una cuchara de madera hasta que se junte la masa.
3) Ahora añadimos el resto de harina, poco a poco, pero sin miedo, hasta tener una masa manejable, que se separa de las paredes del bol. Yo no llegue a usar los 230, es una masa amigable y fácil.
4) Pasamos a una superficie enharinada y amasamos, hasta uqe esté elástico y suave. A mí, a mano, no me llevó más de 5 minutos, ya os digo que es una masa muy agradable :)
Metemos otra vez en el bol, engrasado, cubrimos con film y un paño y dejamos doblar en un lugar templado durante 2 horas (o lo que os haga falta).
5) Pasamos la masa a una superficie enhariada, la pesamos, y la dividimos en partes iguales.
Formamos bolitas y colocamos en la bandeja, forrada con papel de hornear.
Tapamos con un paño y dejamos levar otros 45 minutos.
Yo hice 4 bolas de 75 gramos, pero según el uso que vayáis a darle os aconsejo 6 bollitos de 50 gramos, y os propongo 8 bolitas de 35-40 (pensad que luego van a crecer un poquito más).
6) Cuando llevemos unos 15-20 minutos de este segundo levado, preparamos la cobertura crujiente.
Mezclamos en un bol amplio todos los ingredientes, con unas varillas, hasta tener una consistencia ni muy espesa, ni muy líquida, algo untable.
Si nos hace falta más agua, añadimos (¡¡poco a poco!!). Mi cobertura estaba muy espesa, y añadí 1 cucharada más, y perfecto (¡creo!).
Dejamos reposar 25-30 minutos, que coincidirán con el final del levado de los bollitos.
7) Cubrimos los bollitos con una capa espesa del preparado de harina de arroz. Lo vertemos con una cucharada, y caerá por los lados, si no lo hace, nos ayudamos de la cuchara para extenderlo (también he visto vídeos donde directamente lo untan con una espátula de metal).
Aunque parezca mucha masa, la utilizamos, hay que cubrirlos bien.
8) Horneamos a 190º durante 25-30 minutos. Podéis coger una pieza y probar si suena hueco por abajo al darle unos golpecitos.
Pasar a una rejilla y enfriar.

18 comentarios:

  1. Acho que até ficaram uns pães lindos.
    Por acaso nunca fiz mas já cheguei a comprar e gostei muito.
    Bom fim de semana
    bj

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sao, pues si te gustaron, ¡prueba a prepararlos en casa! Son muy entretenidos y fáciles ;)

      Un besito!!!

      Eliminar
  2. ¡Molan mucho!!!
    Un besito, Paula!
    Aurélie

    ResponderEliminar
  3. Me viene fenomenal esta receta para, en vacaciones (todavía no me han llegado, pero ya falta menos...) probar a hacerlo, ¡me apetece mucho! Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy, Olivia, ¡¡pues échale un vistazo al vídeo!! Que igual te gusta la idea :P

      Un beso!!!

      Eliminar
  4. Uy, que ricos! Me encantan los bollinos caseros :)
    Y no te preocupes, yo tengo el mismo problema con nuestro horno... es que no nos entendemos!!! Calienta mucho por arribia, por abajo casi nada, luego parece que en la esquina detras calienta mucho mas que delante y tengo que dar vueltas a la pizza para que se haga bien y igual por todos los lados... en fin, un desastre :D
    Pero tampüoco los veo tan feucos como dices, a mi me gustan mucho los bollos que hiciste :)
    Un besin

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, Merle, veo que no soy la única, jajajajaja Yo también ando siempre dándole vueltas a las cosas :P

      Un besito!!!!!!!

      Eliminar
  5. Tengo unas ganas de bollitos caseros desde hace días que me comía los tuyos de una sentada! Mi horno lo tengo dominado muy a medias, me costó sudores al menos que me hiciera los bizcochos de forma decente cuando nos mudamos. ¿Has hecho la prueba de los hot spots? La publiqué en Directo al Paladar hace un tiempo, eso de poner una bandeja llena de pan de molde con la temperatura bien alta para ver por dónde calienta antes... es útil sobre todo de cara a hornear galletas ;).

    Me enrollo demasiado. Quiero tus panecillos. Me da igual que el efecto tigre no se note tanto, a mí me parecen demasiado apetecibles! Y la pala que los sostiene también :D.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Liliana, muy difícil no es, ¡¡que salen cuatro!!

      Sí!!! Si tengo pillado por qué parte dora más o menos, pero lo que sucede es que claro, por más que lo muevas, cuando quisiera dorar por los lados, la parte de arriba iba a ser más un puma que un tigre. Así que preferí taparlos y que no se hicieran muy tigre :P

      Para las galletas y otras cosas sí que es muy útil tenerlo controlado ;)

      La pala la traje de Nüremberg, está personalizada, ¡¡a mi madre le cogí también la suya!!

      Un besito, Liliana, a ver si te animas con esta receta ;)

      Eliminar
  6. pues chica, yo creo que te han quedado muy bien, no se de qué te quejas la verdad. Yo hace tiempo que quiero hacerlos, pero ya sabes lo que nos suele ocurrir, se van superponiendo las recetas...., claro que si dices que se hacen y amasan tan rápido ya no tengo excusa, verdad???

    Salu2. Paula

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Paula, yo también he tardado, no te creas. Y es una pena, porque están geniales y son muy vistosos (¡sobre todo si no tienes que taparlos!).

      Y no, ¡¡no tienes excusa!! A por ello! :P

      Un beso, Paula!!

      Eliminar
  7. Paula la forma quizas no es la más bonita, pero se nota que son super crujientes
    y entran unas ganas de morderlo que no veas.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy sí, Pepi, ¡¡queda crujientísima la costra!!

      El problema, más que la forma, fue que tuve que taparlos, porque no se iban a dorar igualmente, y por eso no son tan tigre :P

      Un beso!!!!

      Eliminar
  8. Te quejas de vicio, estos panes tienen un pintorro que no veas. No los había visto nunca antes y son muy curiosos, a ver si cuando vuelva de vacaciones me lío la manta a la cabeza y los preparo. Aunque no te cuento mi horno, bueno, ya lo verás (llegas con retraso, o qué?).

    Un besazo.

    P.d.: Con lo monos que son y esa pinta tan crujiente cómo se te ocurre ese relleno...
    P.p.d.: Jamón del bueno y tomate y aceite y arreando!! :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Están para morirse!! Pero oye, tú has visto que efecto tigre consiguen por ahí?? ¿¿Por qué yo, digo, por qué mi horno no??

      Prepáralos, pero por favor, no te pongas la manta en la cabeza, déjalo para noviembre, ¿va?

      Un besoooooooo
      PD: Tengo versión 2 del relleno, ¿te hace?
      PPD: A mí eso de poner aceite en el pan, no te creas...

      Eliminar

¡¡Hola!! ¡¡Gracias por tu visita!!
Si tienes alguna crítica, observación o consulta, me encantaría que me lo comentases ;)
También acepto halagos y peloteos (trata de que no sea muy descarado, ¡¡así parecerá hasta de verdad!!).

¡Gracias!