jueves, 30 de enero de 2014

Quail Scotch eggs - Huevos de codorniz disfrazados y abrigados

Un poco oscuretes, ¿eh? ¡Es que los freí yo! No solo los freí yo, es que estaba sola en casa (con Petunia). Sin supervisión de adultos, ni nada, saltándome el manual, jugándome el tipo. Vidasinriesgonoesvida y tal.

[Paréntesis - Batallita]
Pero ante esta oscuridad, hay dos o tres cosas que he aprendido de mi madre.
Pues a mí me gusta así (que vale para cuando algo se te quema).
No está quemado, está dorado, es que tiene miel (que vale aunque la piel de un pato salga más negra que el carbón).
Pues lo que yo he dicho/decía/dije/digo ¡Hola, Diego! (porque somos de una estirpe muy inteligente y siempre tenemos razón).
Puedes haber dicho lo que quieras anteriormente, zanja todas las conversaciones, e incluso las discusiones, con un "Pues lo que yo decía", en cuanto te des cuenta de que no ibas bien encaminada.
[Fin del paréntesis encorchetado - Sigue batallita]
Esto es cuqui cuqui, ¿eh? 
Hace muchísimo que le prometí al taster hacerle esta receta, y ha tardado, igual que tardó la panna cotta de chocolate y menta.
Estos huevos, aunque la receta no lo sea para nada, son otro recuerdo parisino. Nuestra primera comida allí, de hecho.
Y es que el día que llegamos a París, cuando quisimos salir del hotel, ya era una hora poco prudencial para comer, pero algo teletubbie para merendar, así que nos fuimos a la aventura, sin comer nada, a pasear por los Campos Elíseos.
Aquí los parisinos...
Y allí entramos en el Mark&Spencer, donde le convencí para que cogiera estos huevos, a pesar de su cara de "yo paso",  y compramos un par de guarradas más, que nos tomamos en los jardines del Louvre, donde por fin conseguimos comida decente, en un Paul que había.
Así que por el camino hasta allí, nuestro único sustento eran los Scotch eggs del Spencer, y alguna otra cosa que hizo que el taster a punto estuviera de abandonarme (odia a las mujeres que atraen a las avispas), por cierto problemilla con un pastelito de ruibarbo y alguna otra pegajosería que compré.
Tienen mejor pintal os míos, ¿verdad?
La receta, por supuesto, no es nada parisina (pero tampoco lo es el Mark&Spencer), sino que está sacada del Jamie's Great Britain de Jamie Oliver (si no tenéis el libro, aquí tenéis su receta).

Quail Scotch eggs o huevos de codorniz disfrazados y abrigados
Que se vea que no engaño, ¿alguien duda que estaban de muerte?
Ingredientes:
- 6 huevos de codorniz
- 200 gramos de longanizas
- 1/4 de cucharadita de pimentón dulce
- 1/2 ramita de tomillo
- Unas hojitas de salvia
- Sal
- Pimienta
- Nuez moscada
- 2-3 cucharadas de harina
- 1 huevo batido
- 75 gramos de pan picado

Preparación:
1) Poner agua con sal en un cazo y llevar a ebullición.
Cocer los huevos de codorniz durante 2 minutos.
Pasar por agua fría, pelar y reservar.
2) Mezclar en un bol la carne de las sahichas (sacada de la tripa), pimentón, hierbas, sal, pimienta y nuez moscada.
3) Formamos en la palma de nuestras manos unas 'galletas' de unos 6 cm de diámetro con la carne de la salchicha condimentada.
Metemos en medio el huevo y vamos rodeando y cerrando, como formando una albóndiga alrededor del huevito.
4) Ponemos en un bol la harina.
Batimos en un cuenco o plato hondo el huevo.
En un tercer recipiente echamos el pan picado.
5) Pasamos cada bolita por harina, luego por huevo, y por último por el pan, presionando bien.
6) Calentamos un montón (yo usé 700 ml aproximadamente) de aceite (recomiendo un cazo pequeño y alto a una sartén), o la freidora.
Cuando el aceite esté bien caliente (180-190º) echamos las bolitas, en tandas. Yo lo hice de tres en tres, porque más de cuatro cada vez no me parecía apropiado, y freí durante 4 minutos aproximadamente, a fuego medio, y no medio alto, porque estas estaban hechas por dentro, pero como veis, muy doradas por fuera.
Porque a mí me gusta así.

Servid inmediatamente, quedarán genial como aperitivo, con una salsita, o bien sobre una ensalada o un nidito de patatas paja. Aunque nosotros los servimos al soserío.
A mí me gustan recién hechas, pero también están ricas en frío, que es como las probamos la primera vez.

Hace justo un añito: Bastones crujientes de polenta o lo que es lo mismo, la caña de guarnición.
¿Y hace dos? ¡Qué pesada! Profiteroles, o lo que es lo mismo, la caña de postre.

14 comentarios:

  1. No pueden estar mejor disfrazados, qué ricos! Me he reído un montón con lo que cuentas de tu madre, la mía se parece bastante en eso. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, están buenísimos,y no son nada difíciles, ni para mí, que para estas cosas soy una negada :P

      Un beso!

      Eliminar
  2. Si de París lo que te trajiste fueron esos huevos comprados en parisino Mark&Spencer, ¡no quiero ni imaginar lo que te pudiste traer del un Tesco cualquiera de Praga! Me temo que esas reliquias checas con las que amenazas, son de todo menos checas :-)

    P.D.: la mía niega la evidencia
    P.P.D.: ¿quién se atreve a contradecir a alguien así?
    P.P.P.D.: sobre todo, si te hiciste adolescente con más de una bofetada por hacerlo :-)
    Ya no pongo más P. D.: ¡viva el colesterol, sí señor!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hey, autoestopista, ¡¡ya te avisé!! Que no se diga que no te dije.

      Eso sí, oiga usted, de París me traje otras cosas (algunas del Mark&Spencer, sí), pero estos huevos los comimos allí. ¿En serio me ves trayéndolos hasta aquí, con lo buenos que me salen a mí?

      PD: El botín checo incluye productos del Mark&Spencer.
      PPD: Traje muchas checadas, pero eran frescas, y eso ya nos lo comimos.
      PPPD: Sigo teniendo pendiente hacerte una consulta checo-culinaria.
      PPPPD: ¡¡Colesterol!! ¿¿Dónde??

      Eliminar
  3. Por suerte, tanto a mi novio como a mí y mi familia nos gustan las cosas churruscaditas (en general), y soy de la que se suele pasar de horneado/cocción con demasiada frecuencia... pero ey, me gusta así! :P

    Siempre me han llamado la atención estas recetas de cocinar los huevos, pero me temo que no son para mí, ni para el elfo, que odia los huevos a muete. Pero te quedaron estupendos! Nada de quemados :)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, ah bueno, si te gusta así... :P

      Sí, me temo que el elfo te pondría un poco cara... :P Una pena eh, porque están de muerte, jajajaja

      No, quemados no estaban, pero al verlos tan oscuros (al taster los fritos le suelen quedar dorados), pensé que estaban quemados por fuera y crudos por dentro. Pero luego casi me muero de a alegría cuando vi que estaba perfectamente cocinada la carne.

      Un beso!!!!

      Eliminar
  4. A nosotras nos parece que tienen un color perfecto! han quedado fantásticos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡A mi me gustan más por dentro!! Pero sí, al final por fuera se apañaron también :P

      Eliminar
  5. A mi me parece que te han quedado super deliciosos, me gusta cuando quedan así, doraditos y bien crujientes ¡estos scotch eggs, me parecen fantásticos!. Mira, yo después de comerme unas cuantas albóndigas de estas con sorpresa ;), me comería después un buen trozo de esta tarta que veo más abajo con chocolate blanco, cardamomo y pera ¡que tiene una pinta es-pec-ta-cu-larrr!. ¡Eres una artista!. Un besazo guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hey, bienvenida, ¡¡veo que tú también te sabes aún el camino!! Jajajaja

      Estaban muy crujientes, sí, y perfectos de cocción y todo (bueno, si te gusta el huevo bien cocido, es mejor darle 2 ó 3 minutos, pero ¿qué es una yema que no rebose un poquito?).

      Me tomo nota entonces, huevos disfrazados y una de pera y cardamomo para la señorita... jajajaja

      Un beso, Iratxe, me alegra que hayas vuelto a tu cocina sin huevos :P

      Eliminar
  6. Estos me encantan!!! Las probé la primera vez en inglaterra, cuando fui a hacer un intercambio... que tenía... como 14 años creo y desde entonces no los volví a comer nunca mas! Qua pasada, esta receta va a caer aqui en casa fijo... que recuerdos me vienen a la cabeza :D
    Un besin

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Merle, ¡¡tú sí los probaste en su sitio!! Jajajajaja.

      Pues prueba, prueba, ¡¡verás cómo os gustan!! Así con huevitos de codorniz quedan preciososos :)

      Un beso!!!

      Eliminar
  7. mae mae mae esto parece brutal
    jamie oliver es dios

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, esto y tu bocadillo de SPAM hacen un menú de lo más British, ¡¡intercambio ya!! xD

      Jamie Oliver es un dios un poco guarrete, pero sí, es dios xD

      Eliminar

¡¡Hola!! ¡¡Gracias por tu visita!!
Si tienes alguna crítica, observación o consulta, me encantaría que me lo comentases ;)
También acepto halagos y peloteos (trata de que no sea muy descarado, ¡¡así parecerá hasta de verdad!!).

¡Gracias!